La Unión Europea logra importante acuerdo medioambiental en su Política Agrícola Común

La Unión Europea (UE) aprobó un importante acuerdo correspondiente a la agenda 2023-2027 de la Política Agrícola Común (PAC), pacto al que ya habían llegado los ministros de Agricultura de los países del bloque y que aún debe ser votado por el Parlamento Europeo.

La reforma estará enfocada en el medio ambiente y la sostenibilidad. En ese sentido, aproximadamente el 35% del presupuesto de desarrollo rural será condicionado a la implantación de medidas relacionadas con la protección ambiental y el clima.

Asimismo, el acuerdo logrado por “Los 27” detalla que al menos el 25% de las ayudas se destinarán para pagos directos a aquellos agricultores y ganaderos que adopten prácticas beneficiosas que protejan al planeta.

Contenido relacionado: Falabella comenzará a emplear energía renovable en Chile y Perú con Enel Generación

Entre los elementos más importantes del nuevo programa, está la financiación de los denominados ecoesquemas, proyectos con primas para incentivar a agricultores y ganaderos que se apeguen a estrategias sostenibles.

Beneficios para todas las partes

“Esta reforma será más amigable con el clima, el medio ambiente y el bienestar animal. Pero también con los granjeros”, aseguró el comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Janusz Wojciechowski.

Por su parte, Frans Timmermans vicepresidente de la Comisión y responsable del Pacto Verde Europeo, explicó: “Ahora tenemos un acuerdo en la Política Agrícola Común que debe encajar con nuestro objetivo firme y legalmente vinculante de reducir nuestras emisiones en al menos un 25% para el año 2030 en relación a las de 1990 y conseguir la neutralidad climática para 2050”.

“Es la mayor reforma de la PAC desde los 90. Teníamos la ambición de lograr una agricultura más sostenible, justa, inclusiva y que nos dé autonomía estratégica y lo hemos logrado”

Maria do Céu Antunes, ministra de Agricultura de Portugal

,

Presupuesto importante

Uno de los aspectos más polémicos que no permitían destrabar el debate dentro de la Unión Europea fue el económico, puesto que a pesar de parecer un tema que no se lleva todos los reflectores, se destinan recursos importantes en este plan agrícola.

La inversión es de un 32% del total del presupuesto comunitario, que equivale a unos 387.000 millones de euros. Es un dinero que va a afectar a casi siete millones de explotaciones agrícolas en Europa.

Sobre este particular, la directora de Comercio y Agricultura de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Marion Jansen, subrayó: “Solo uno de cada seis dólares de apoyo presupuestario a la agricultura a nivel mundial se gasta de forma eficaz para promover el crecimiento sostenible de la productividad y la resiliencia agrícola”. La mayor parte del apoyo es ineficaz para mejorar el rendimiento de los sistemas alimentarios o incluso dañino”, añadió.

La Política Agrícola Común de la UE fue instaurada en el año 1962, y desde entonces ha generado desavenencias entre los actores involucrados, debido a que algunos lo consideran un instrumento muy costoso que “tendía a prolongar privilegios de las grandes explotaciones y con poca aplicación de las nuevas tecnologías”.

Redacción I Jhonattan González

Publicaciones Similares