Impactos del cambio climático que no vemos en nuestro día a día

Image

El cambio climático se ha convertido en una conversación muy común, pero aún se toman a la ligera las implicaciones que ocasionan en el planeta por el simple hecho de no verlas o ser testigo de ellas.

Recordemos que se trata de un fenómeno global que se está produciendo a una velocidad sin precedentes en la historia, generando impactos significativos, no solo en el medio ambiente, sino también en la economía y la sociedad.

A pesar de que algunos de ellos son evidentes en nuestro día a día, hay otros que son más difíciles de percibir, como por ejemplo el aumento del nivel del mar, ya que a medida que el hielo de los glaciares y los polos se derrite, incrementa la subida a un ritmo cada vez mayor, y que abre un abanico de consecuencias significativas en las comunidades costeras.

Además, el incremento del nivel del mar podría derivar en la inundación de terrenos, la erosión costera y la salinización de acuíferos subterráneos, algo que no se ve pero está allí, creciendo poco a poco hasta que en algún punto comience a arrasar zonas habitadas.

Contenido relacionado:¿Puede incidir el cambio climático en la actividad sísmica de la Tierra?

Más consecuencias

Otra es la acidificación de los océanos debido al aumento de la cantidad de dióxido de carbono (CO2) presente en la atmósfera, lo que hace que se vuelvan más ácidos. Esto puede tener un impacto negativo en la vida marina, ya que muchos organismos, como los corales y los moluscos, dependen de una química del agua específica para sobrevivir.

También, el cambio climático ocasiona modificación en los patrones de lluvia, haciendo que sean cada vez más impredecibles e influyendo en problemas para la agricultura, la producción de alimentos y la seguridad hídrica.

De igual manera, también acaba con la biodiversidad, algo que no vemos, sobre todo los que habitamos en zonas urbanas.

La pérdida de especies y hábitats puede tener consecuencias impredecibles en el funcionamiento de los ecosistemas y en los servicios que prestan a la sociedad. Aunado a ello, también afecta la circulación de la atmósfera, siendo una carta peligrosa al contar con el poder impredecible de influir en el clima global (sequías, inundaciones y tormentas).

Finalmente, el cambio climático incide en la concentración de contaminantes atmosféricos, disminuyendo la calidad del aire que respiramos, lo que genera repercusiones negativas para la salud humana y animal, produciendo enfermedades respiratorias y cardiovasculares.