Científicos descubren microbio volcánico que devora el dióxido de carbono

Volcánico

Seed Health,una empresa de ciencia del microbioma, anunció su última colaboración de investigación medioambiental, dirigida por el Dr. Braden Tierney y su equipo en The Two Frontiers Project (2FP), en el que descubren microorganismos que prosperan en entornos extremos ricos en dióxido de carbono (CO2), que podría potenciar nuevas soluciones para la reducción de CO2.

Utilizando métodos avanzados, el equipo de investigación ha descubierto nuevas cianobacterias tan eficientes en el consumo de CO2 que parecen superar a otros microbios que capturan carbono.

La investigación, financiada por la división medioambiental de Seed Health, SeedLabs, ha completado las dos primeras expediciones, una frente a la costa de Sicilia y la otra en las Montañas Rocosas de Colorado.

El enfoque innovador y basado en datos del 2FP para estudiar los entornos ricos en CO2 de la Tierra está en una posición única para descubrir microbios ideales para la captura de carbono, impulsando el desarrollo de tecnologías avanzadas de secuestro de carbono.

Esta investigación no solo fomenta un futuro sostenible en la Tierra, sino que también podría abordar los riesgos para la salud relacionados con el CO2 de la exploración espacial y apoyar la vida humana en planetas ricos en carbono.

También te puede interesar:Descubren el uso de un ingrediente barato que puede reducir el impacto climático del concreto

Descubrimiento con potencial

En colaboración con investigadores de la Universidad de Palermo, la primera expedición del equipo tomó muestras de agua, sedimentos y otras fuentes de vida microbiana en torno a las filtraciones volcánicas de CO2 cerca de Vulcano, una pequeña isla de la costa de Sicilia.

A continuación, en colaboración con un equipo más amplio de la Facultad de Medicina de Harvard, la Universidad Estatal de Colorado y la Universidad de Wisconsin-Madison, cultivaron organismos específicos captadores de carbono a partir de estas muestras en un entorno de laboratorio que favorece el crecimiento de microbios con el apetito más voraz por el CO2.

Gracias a este trabajo, los investigadores aislaron una bacteria fotosintética verde volcánica nunca antes vista.

“El descubrimiento de un microbio extremófilo en las aguas termales de Yellowstone hace medio siglo permitió el desarrollo de las modernas pruebas PCR; con el Proyecto Dos Fronteras, estamos tomando la misma filosofía de exploración microbiana y ampliándola con tecnologías de secuenciación de nueva generación”, explicó el Dr. Tierney.

Base de datos “viviente

El equipo del Dr. Tierney está creando una “base de datos viva”, única y de código abierto de microbiomas extremos, combinando datos de secuenciación de ADN con un biobanco de miles de muestras ambientales y biológicas distintas.

Este enfoque innovador, que combina la secuenciación del ADN con un biobanco cultivado a tal escala, no tiene precedentes en la microbiología de los extremófilos, y garantiza la conservación de valiosos metadatos y material biológico para futuras investigaciones y desarrollos.

Esta última iniciativa amplía el enfoque medioambiental de SeedLabs más allá de las innovaciones probióticas para la restauración de ecosistemas, para abarcar la investigación de vanguardia y las tecnologías microbianas que abordan los obstáculos más importantes que presenta el cambio climático.

“Esta investigación medioambiental revolucionaria será fundamental para descubrir el potencial del microbioma a la hora de abordar algunos de los retos más acuciantes a los que se enfrenta nuestro planeta, desde la reducción de las emisiones de carbono hasta la gestión de los recursos y la preservación ecológica”, declaró el Dr. George Church, miembro del Consejo Científico de Seed Health.

Si deseas conocer más sobre la investigación, haz clicaquí