IEA: «Se necesita más ambición para alcanzar cero emisiones en 2050 con vehículos eléctricos»

La mayor preocupación que ha generado alerta desde hace varios años la comunidad científica es el aumento de temperatura a nivel global. Principalmente, la meta era evitar que se incrementara 2 grados centígrados, pero con el ritmo de vida actual ya subió medio grado, colocando mayor presión para prevenir ese 1.5 restante.

El sector transporte puede influir en esta meta por medio de la electrificación, pues así se reducirán las emisiones de carbono que calientan la atmósfera. Sin embargo, de acuerdo a una investigación realizada por la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), el ritmo actual del mercado electrificado no será suficiente para lograr las cero emisiones en 2050.

La IEA apunta a que se debe impulsar un poco más este apartado, sobre todo en las políticas que rigen la comercialización de autos eléctricos. Los procedimientos actuales impulsarían las ventas a 200 millones de vehículos para 2030, siendo un número importante pero corto para lograr los objetivos sostenibles.

Lee también: Vehículos eléctricos recorren mayor cantidad de kilómetros que autos propulsados por combustibles fósiles en Noruega

El informe proyecta que para ser cero emisiones en 2050, las ventas deben alcanzar las 350 millones de unidades para 2030, dejando mucha tarea por hacer para cumplir con la reducción de temperatura necesaria para evitar que el calentamiento global arribe a un punto de no retorno a nivel de consecuencias para la vida en la Tierra.

Si bien los vehículos eléctricos ya pasaron la etapa de aceptación hace tiempo, y actualmente se venden en grandes cantidades, los problemas actuales en la cadena de suministro representan un obstáculo para la meta de descarbonización. Varios fabricantes han subido sus precios debido a estos inconvenientes, además de contar con modelos fabricados de manera incompleta.

Acceder a minerales esenciales para las baterías (litio, níquel, cobalto, cobalto) se ha convertido en una auténtica odisea para las compañías del sector automotriz, donde los más grandes aseguran tratos multianuales para ello, pero pagando mucho dinero. Por orto lado, los más pequeños no tienen esa opción para poder fabricar y vender a corto plazo.

«Las ventas de coches eléctricos continúan batiendo récords, pero se avecinan restricciones en el suministro de minerales. Se necesita hacer mucho más para apoyar la infraestructura de carga y vehículos pesados», aseguró la IEA en su informe.

Publicaciones Similares