Bodegas Vicente Gandía apuesta por la sostenibilidad en sus operaciones

Image

Cada vez más, las compañías de diversos sectores se comprometen a transformar sus procesos de producción, operación o métodos de trabajo en acciones sostenibles, esto como parte de la lucha por reducir las emisiones de carbono. Una de ellas es Bodegas Vicente Gandía, que ha trazado la sostenibilidad dentro de su hoja de ruta y operación.

Bodegas Vicente Gandía figura como viticultores desde 1885, donde en un principio se dedicaban exclusivamente a la elaboración, comercialización y distribución de vinos. Ahora, décadas después destacan por contar con presencia en 90 países de los cinco continentes.

El crecimiento los ha llevado a evolucionar, y parte del progreso se traduce en sostenibilidad. Ante ello, han evaluado e identificado la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible para implantar su estrategia empresarial tomando en consideración los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como referencia de cara al presente y futuro.

La línea de operación de la empresa cuenta con 2 bodegas, 147 personas en el equipo de trabajo, 4 líneas de embotellado que procesan 45.000 botellas por hora, 500 hectáreas de viñedo, 15.000 barricas, 63 marcas comercializadas y 90 países a dónde exportan sus productos.

Finca Hoya de Cadenas (Foto: Bodegas Vicente Gandía)

Lee también: VSPT Wine Group: El productor de vino chileno que aboga por la sostenibilidad

Datos sostenibles

Bodegas Vicente García detalla 38.707.000 euros de importe neto en negocio, donde 400.897 han sido invertidos en calidad, medio ambiente, salud y seguridad. El 22% de sus inversiones de 2021 (1.844.000 euros) se han dedicado a la mejora de estos elementos.

Entre las estrategias trazadas para ser amigables con el medio ambiente destacan el uso de energías renovables por medio de la inversión en una planta fotovoltaica en la Finca Hoya de Cadenas para autoconsumo de 100 kW de potencia, reducción del peso de los envases, consumo responsable de agua depurando el 100% de los efluentes líquidos y reutilizándolos para riego, representando un ahorro de agua del 20%.

Las botellas utilizadas para los vinos son cada vez más ligeras, donde la empresa tiene el compromiso de aumentar el porcentaje de ellas en menos
de 400 gramos hasta un 80% en 2023, donde el 45% del peso total proviene del reciclaje, aunque esperan que sea del 70% para 2025.